CÓMO DEJAR DE SENTIRTE ATRAPADO EN TU VIDA

Escrito por Celedonia Ramón

26 agosto 2021

Aunque la vida es extraordinaria, a veces puedes sentirte atrapado como en una rueda de hámster, con un vacío en tu interior, sin acabar de sentirte plenamente realizado, ¿verdad?. Te entiendo, todos pasamos por ahí en algún momento de nuestras vidas.

Hoy te desvelaré cómo bajarte de esa rueda del hámster y despertar de ese trance hipnótico en que te mantiene la inercia de tu vida para poder seguir creciendo.

1. Descubre tus creencias limitantes

Esta sensación de estar atascado en un bucle de rutina diaria puede ocurrir en cualquier área de tu vida (en tu trabajo, tus relaciones, tu economía…). Las últimas estadísticas sobre estudios de este tema demuestran que es inevitable, que forma parte de la vida.

El  estar estancado en tu vida te hace sentir estrés y ansiedad. Buscas distracciones para esquivar esas emociones limitantes, pero así no logras resolver nada, sólo alargas ese estado.

Yo también me sentí así durante mucho tiempo, hasta que después de mucha introspección en mí, estudio del funcionamiento de la mente, crecimiento personal y mucha práctica, puse esos conocimientos en mi trilogía y creé Tu visión de vida para ayudar a más personas a conseguir vivir su mejor vida.

Y para lograrlo, lo primero que hay que hacer es saber quién eres y qué quieres realmente en tu vida. Tienes que ser consciente de ti mismo, centrarte en ti para reconocer tus emociones, sentimientos e intuición.

Para esto puedes hablar con alguien de tu confianza, escribir un diario o meditar. Lo que a ti te funcione mejor.

Esto te va a sacar de tu zona de confort, pero si quieres dominar tu mente y llevar tu vida al siguiente nivel tendrás que ir superando obstáculo tras obstáculo. Te aseguro que el resultado de una vida feliz merece el esfuerzo.

 

2. Establece una visión de vida clara y dirige tus objetivos y metas hacia ella

Es simple, pero no fácil de hacer. Es esencial tener claridad en tu vida, saber qué quieres en cada área de tu vida, rodearte de personas que puedan ayudarte en tu camino, preveer los probables incidentes y sus soluciones, y medir tus resultados para saber si lo estás consiguiendo o no.

Si no, no sabrás qué decisiones tomar para ponerte en acción hacia tu visión.  Ponte la vida fácil, date autoamor y no te juzgues en esta etapa. Hazlo lo mejor que sepas, maximizando tus capacidades.

En serio, ya tienes todas las herramientas necesarias en tu interior. Se trata de ser tu mejor tú, no te compares con otros nunca. Eres un ser único.

Cuando pienses en tu visión ideal de vida pregúntate:

¿Es lo bastante grande y es posible  conseguirla para ti?. Si no es así, cambia de objetivos para amoldarlos a ti y tener buenos resultados.

¿Tienes determinación y compromiso contigo mismo para pagar el precio de esa vida que anhelas?. No juegues a no perder, quedarte en el intento, porque eso es no ganar. ¿Te sentirías feliz viviendo esa vida y durante el camino para conseguirla?

Estarás en la dirección correcta cuando sientas que esa vida es adecuada para ti al responder a todas estas preguntas que sí.

 

3. Crea hábitos acordes con tu visión

Cuando consigas integrar un hábito añade otro, no antes o te abrumarás. Paso a paso.Tener hábitos correctos, alineados con tu visión, hará que se aceleren los resultados.

Ponte la vida fácil, empieza por pequeños hábitos cada día y verás al final como suman grandes resultados. Mídelos cada mes para ver si estás acercándote a ese ideal de vida o te estás alejando y modifícalos si es necesario.

 

4. Busca una vida balanceada

Cuando empiezas a integrar nuevos hábitos en tu vida te vas a sentir incómodo al principio, tu mente dirá: “eso es nuevo y puede ser peligroso”, pero al cambiar tus creencias empiezas a pensar que esos nuevos hábitos te ayudarán a conseguir tu mejor vida, y al final te resultarán extraños tus hábitos anteriores.

Y cuando procrastines o estés desanimado, perdónate y recuerda por qué haces lo que haces, será tu motor para continuar. Además puedes echar la vista atrás y agradecer por todo lo que has conseguido en tu vida. También puedes meditar, bailar, hacer deporte o hablar con esa persona que te hace sonreír.

Tu mejor vida está al otro lado de esos estados de ánimo, no la hagas esperar.

 

PD: Si quieres profundizar en este tema te invito a leer el primer volumen de mi trilogía.

¡Gracias por leerme!.

Comparte esta entrada para seguir inspirando

POR QUÉ NO PUEDES DECIR NO

 

Una encuesta realizada en 2022 por YouGov , firma internacional de investigación de mercados y análisis de datos, reveló que el 49% de los estadounidenses se consideran muy complacientes, y las mujeres más que los hombres.

¿Te da qué pensar?

 

Hay 3 razones muy comunes para no decir no:

*Entorno

Tal vez, de niño fuiste  criado en un ambiente donde no le daban importancia a tus necesidades emocionales de sentirte visto, escuchado y valorado.

*Relaciones

Pensar que no tienes a alguien que te dé lo que necesitas, hace que inconscientemente te conviertas en la persona que cuida a los demás para que te quieran.

*Inseguridad

Sentirte inseguro en una relación. Prefieres no mostrarte en tu esencia porque  a nivel subconsciente temes que tus relaciones acaben si pones límites y te das prioridad a ti mismo.

 

Es crucial entender las consecuencias que conlleva a largo plazo drenar tu energía de esta manera. Cambiar las creencias que ya no te sirven de tu cableado neurológico te cambiará la vida. No ocurre de la noche a la mañana, pero es totalmente posible.

importancia aprender decir no lograrlo 2

CÓMO APRENDER A DECIR NO

 

Decir no, es autoafirmación y autodisciplina. Bienestar mental y emocional.

Si ya has admitido que has enfocado tus relaciones en complacer a los demás e ignorarte a ti mismo, aquí te dejo algunas ideas para liberarte de ese patrón y profundizar en ti:

 

  • Establece límites claros.

Aprender a decir no te permite establecer límites saludables en tus relaciones y actividades,  desarrollando así tu autoestima, respeto hacia ti mismo y tu amor propio, aunque no puedas controlar cómo se lo tomarán los demás.

Cuando estableces límites claros, las personas a tu alrededor saben qué esperar y pueden confiar en ti.

Ahorra energía para ti al empezar por cosas pequeñas que no quieras hacer, como ir a cierto restaurante, o sé tú el primero en sugerir, con empatía y  asertividad, dónde vais a ir.

Poco a poco desarrollarás tu resiliencia y te irás sintiendo más cómodo con cada no que digas.

Al decir no a las cosas que no te aportan, liberarás tiempo y energía para lo importante.

 

  • Fomenta la seguridad en ti mismo.

Algunas veces te puede dar miedo ocupar tu espacio con tu propia voz en una relación.

Pero si te detienes a pensar en las consecuencias que tendría vivir tu vida, en unos meses o años, sin ser tu yo auténtico, te pones las pilas y empiezas poco a poco a quererte, respetarte y autocuidarte más.

 

  • Conoce tus sombras

 Es más fácil complacer a los demás que mirar hacia dentro de uno mismo, por temor a que no te guste lo que veas.

Muchas veces se trata de sentimientos acumulados que al final estallan. Por eso no queda otra cosa que hacer introspección y ver si son heridas sin sanar que requieren tu atención y amor.

Sin embargo, puede que te des cuenta de que no es tan malo lo que te encuentras, o que incluso te gusta.

Este proceso de autodescubrimiento es fundamental para un desarrollo personal contínuo.

 

  • Trae conciencia a tu vida

 Sencillamente presta atención a cómo te sientes cuando tienes que decir no, pero ves que te estás dejando llevar por los demás para decirles sí a algo que no quieres hacer.

Aprender a decir no reduce los niveles de estrés y te ayuda a mantener un equilibrio emocional y mental.

Detecta ese modelo mental antiguo que ya no te sirve y sácalo de tu vida.

 

  • Ten una mentalidad imbatible

 Me refiero a tener la paz mental que te proporciona el amor propio, ese amor que no necesitas que me den los demás, porque te lo das a tí mismo.

Lo que consigues además, es que lo que lo que los demás digan o hagan no te moleste.

El objetivo es que te gustes a ti mismo sin estar pendiente de recibir elogios de los demás.

La aceptación de quién eres a cada instante te dará paz mental y empezarás a atraer conexiones auténticas y, a veces, cosas sorprendentemente inimaginables.

SUBE DE NIVEL

 

El autoconocerte primero es esencial para comenzar a vivir como siempre has querido. Así que, deja de frecuentar a la gente, circunstancias y comportamientos que ya no son útiles para tu vida para seguir avanzando.

 

Si quieres inspirarte o guiarte de forma práctica, para decir no y acercarte más a tu grandeza, te recomiendo el tercer volumen de mi trilogía, “¿Y si pudieras crear la vida que anhelas?”.

¡Gracias por leerme!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.